Novedades

Inteligencia Artificial utilizada para afrontar cambios sociales

 ¿Qué es la Inteligencia Artificial (IA)?

¿En qué se diferencia de otros conceptos como la computación cognitiva o el aprendizaje automático (machine learning)?

¿Porqué en los últimos años se produce un cambio de paradigma que hace pensar en la utilización de la IA para afrontar desafíos sociales en el campo de la salud, la educación o la seguridad, entre otros?

Se habla de Inteligencia Artificial equiparando su definición a la de conceptos que son parte de ella o la complementan, o constituyen una base para su desarrollo,si bien, en esencia, conforman realidades diferentes.

Machine learning, computación cognitiva, deep learning, redes neuronales o, incluso, Big Data, ponen de manifiesto que nos asomamos a un nuevo mundo.

En esencia, podemos decir que la IA busca resolver cuestiones abiertas en la interacción de las personas con las máquinas.

Para crear sistemas que de verdad les ayuden de manera inteligente.

La Inteligencia Artificial combina técnicas y algoritmos con los que crear máquinas con capacidades similares a las  del ser humano.

Tales como razonamiento lógico, conocimiento, planificación, capacidad de procesamiento del lenguaje natural, percepción o inteligencia.

Aunque estos fundamentos teóricos y tecnológicos -que son los básicos de la IA- han permanecido inalterables desde hace varias décadas.

Algo ha cambiado en el entorno. Haciendo que la sociedad  y la Administración Pública tomen en consideración la Inteligencia Artificial a la hora de desarrollar sistemas.

Lo que  ha cambiado en estos años es, el factor de escala. Orientando su aplicación a campos más estrechos (narrow AI) y tareas más específicas.

A ello se ha unido la masiva digitalización y la mejora sustancial de la capacidad de procesamiento, a precios asequibles.

Hoy tenemos la capacidad de procesar un enorme volumen de datos, en tiempo útil para la toma de decisiones.

Se ha señalado también un factor emotivo  que se expresa en una mayor disposición a aceptar cambios.

CONCLUSIONES

El cambio de paradigma viene motivado por la digitalización masiva y la mejora sustancial a precios asequibles de la capacidad de procesamiento en términos de potencia.

La velocidad a la hora de procesar los datos. Y la capacidad de hacerlo en tiempo útil para la toma de decisiones. Es una de las claves para el desarrollo de la Inteligencia Artificial.

En los últimos años se ha producido una “democratización” de la IA, “la IA a un clic”. Éstos pueden engranar fácilmente píldoras de IA en apps.

Esta “democratización” muestra también que las personas empiezan a tomar conciencia de que los dispositivos que utilizan en su vida cotidiana. Hacen uso de algoritmos propios de la IA.

Compartir la información más allá del ámbito académico o de sectores profesionales muy específicos impulsa el desarrollo de la IA.

Aplicaciones

Un informe reciente del Gobierno de EE.UU., titulado “Preparing for the Future of Artificial Intelligence”, señala que un área de gran optimismo acerca de la IA y el aprendizaje automático radica en su potencial para mejorar la vida de las personas.

Los expertos reunidos pusieron de manifiesto que estamos ante un escenario en el que caben multitud de aplicaciones prácticas con las que la IA podría materializar esta mejora de la vida de los ciudadanos.

El Sector Público puede aumentar significativamente su eficacia y eficiencia gracias a la incorporación de soluciones de IA.

Los expertos han señalado, al menos tres dominios principales de aplicación de carácter transversal:

El primero, la agilización de la propia operativa interna.

El segundo, la mejora de la calidad en la prestación de los servicios públicos a ciudadanos y empresas.

Y por último, la contribución a la creación de un ecosistema en el que puedan florecer empresas de base tecnológica en el campo de la IA, apoyándose en el modelo de la triple hélice -Empresa, Universidad y Administración-.

Si nos fijamos en áreas sectoriales de aplicación, podemos identificar una amplia variedad de casos de uso, por ejemplo:

Turismo: Gestión inteligente de reservas, servicios de localización y personalización para atender a las necesidades específicas de cada visitante.

Salud: Chatbots para el paciente, aplicaciones que hagan uso de la Historia Clínica Electrónica (HCE).Basadas en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10). Validación de si un paciente ha ingerido una determinada sustancia, procesamiento de RMN de corazón, etc.

Todo ello da lugar a un cambio de paradigma en la relación médico paciente, poniendo a éste en el centro.

Educación: Corrección automática de exámenes, mejora de la eficacia en la lectura, aprendizaje de las matemáticas, etc.

La clave radica en la personalización: se trata de centrarse en la persona, en sus capacidades y posibilidades. Más que en el seguimiento de un programa concreto por toda la clase.

Seguridad: Un sector donde la IA aportará un gran avance es el de la Seguridad. En el que se empiezan a aplicar ya, soluciones basadas en IA que unifican criterios.

Comparten información y analizan globalmente todos los inputs, favoreciendo la colaboración entre Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de distintos países.

Conducción autónoma: En este ámbito se necesita disponer de una regulación, en línea con la ya establecida para el uso de los sistemas de estacionamiento asistido de los coches.

Se precisa tener en cuenta la relación entre el factor humano, la infraestructura y el vehículo, en el marco de la visión 0 víctimas en accidentes de tráfico en el horizonte 2050.

Fuente: Administración Digital 2020

Mariana SosaInteligencia Artificial utilizada para afrontar cambios sociales

Related Posts

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *